Experiencias con los Telares de Luz

Estaba haciendo una meditación uniendo las ciudades de luz y los telares, y me salió que partiendo de una palabra = ovillo de hilo, iba deshilando y tejiendo un telar con las caraterísticas-cualidades que debia tener “mi” ciudad de luz, integré el telar en la ciudad de luz que previamente habia subido a Arturo en la 5º dimensión, despues la bajé y la superpuese sobre la de 3º dimensión, al hacer esto el telar también se expandió y se integró en mi cuerpo puesto que yo estoy dentro de la ciudad.
Este es brevemente explicado el ejercicio, lo bueno es que lo hice el martes de madrugada, y desgranando la palabra inicial, llegue a incorporar al telar el respeto de las señales de tráfico, en concreto el paso de peatones, por parte de los peatones.
Cual fue mi sorpresa que el miércoles según iba a trabajar, en el primer intento de cruzar la calle por cualquier sitio para mi comodidad, una voz me hizo pararme y recordarme que se debe cruzar por el paseo peatones, llevo dos días mércoles y jueves y soy incapaz de no respetar el paso de peatones, es más ha habido situaciones para mi de risa cuando me he dado cuenta que iba andando en mi contra para encontrar el paso de peatones, algo increible con lo comodona que soy.

En resumen:

El martes a la noche incorpore una “cualidad” al telar y a la mañana siguiente ya estaba funcionando, creo en los milagros, pero tan rápido nunca los había percibido.
Creo que el “truco” esta en que la “cualidad” debe estar “deshilada” al más bajo nivel, es decir, no utilizar grandes palabras en las cuales nos perdemos, sino en frases o palabras de nuestro día a día.

 

3 opiniones en “Experiencias con los Telares de Luz”

  1. Que bueno Ariantzane ( disculpa si no escribo bien tu nombre) me ha encantado tu comentario no se me habia ocurrido algo assi yo tambien soy de las que cruzo por donde sea . ok ,yo tambien voy a jugar!!!! Besitooossss GUAPA!!!!!

  2. En mi experiencia, para conseguir una buena co- creación son fundamentales tres cosas:
    – la intención, que tiene que ser acorde a los propios valores
    – un buen manejo de la atención, que se consigue entrenando y entrenando
    – dar la máxima intensidad posible a la creación
    Las dos primeras son obvias. Para conseguir y mantener la intensidad, creo que es importante comenzar experimentando los Telares en uno mismo, visualizando y sintiendo la Luz y. por qué no, escuchándola. Con ello conseguimos asociarnos lo máximo posible a la experiencia y eso facilita que podamos repetirla con mayor eficacia para los demás.
    Estoy de acuerdo con Aintzane en que es bueno empezar por las sencillas cosas cotidianas, pero hay que empezar. Somos muy aficionados a las grandes palabras y a las grandes «misiones» y luego no acabamos nunca de ponernos a ello.
    Así que márcate el camino, decide la longitud y la dirección de tus pasos y, sobre todo, empieza a andar.

  3. Yo los uso mucho, otro ejemplo, el mes pasado llovía al ir a Gijón, puse un telar encima del coche para que la lluvia no molestarse al conducir, casi al minuto paro la intensidad, entonces volví a poner otro pero más tupido, y ya dejó de llover.
    En un viaje de 3 horas y media, creo que lo hice tres veces y las tres dieron resultado.

Comentarios cerrados.